La belleza en su totalidad

A lo largo del tiempo la sociedad se ha encargado de decidir qué tan bella puede ser una mujer por su belleza física, estableciendo una serie de estereotipos y parámetros que puedan definirla, esto, sin considerar aspectos que parten desde nuestra naturalidad, como, el desenvolvimiento, carácter y espontaneidad que cada una posee. Haciendo que, una mujer pueda pasar toda su vida tratando de calar en los estándares y nunca encontrarse.

La belleza, va más allá de como lucimos, va más allá de la ropa que usamos, y de cómo tenemos el cabello. Con esto, queda claro que la apariencia física es solo un mínimo porcentaje, de eso que podemos llamar belleza integral; esta característica estable a una mujer completa en todas sus facetas.

Reconócete, cada mujer tiene genes distintos, y por esa razón, cada una posee características únicas que nos permite diferenciarnos unas de otras, esas diferencias hacen la belleza de la mujer. Abraza y acepta tus defectos e imperfecciones, mientras que, por otra parte, valora y ama tus virtudes, esas que solamente tú las puedes identificar.

Ámate, un primer punto, es el amor, hay que tener claro, que no podrás amar a más nadie si no lo haces contigo. Valorarte, cuidarte, preocuparte y ocuparte por ti misma, son cosas que solamente tú puedes hacer y que ningún externo podrá hacer por ti. El Amor propio, te garantizará ser una persona, plena, completa y que además tiene confianza en sí misma, te hará lucir cómoda y segura en cualquier momento de tu vida sin la necesidad de esperar por otros.

Consulta:Descubre el limpiador de espuma para tu piel 

Sé Feliz, si tú no te das felicidad, nadie más lo hará por ti. Cuando eres feliz contigo misma, nadie podrá perturbar tu espíritu. La felicidad no es un estado, sino un estilo de vida que podemos aplicar con las cosas más sencillas que nos gusten, como viajar, leer, comer y amar sin necesidad de privarnos por el qué dirán. Ser feliz te convierte en una persona bella llena de paz y tranquilidad.

Cuida tu cuerpo, hay quienes a través de rutinas de ejercicio hacen su vida feliz. Hacer ejercicio y mantenerte en forma no es cuestión de moda, es una forma de consentir y hacer que tu cuerpo se sienta en armonía, con solo caminar 30 minutos diarios brindas a tu cuerpo la posibilidad de la estimulación sanguínea, prevenir enfermedades del corazón y disminuir los niveles de colesterol.

Al igual que caminar, otra forma de cuidarte es decirle, no a los excesos, lleva una alimentación adecuado según tu edad, consume alimentos que te brinden vitaminas, proteínas y minerales, un ciclo alimenticio sano y saludable. Además de la ingesta de agua, hidrata tu cuerpo con al menos ocho vasos de agua.

Nadie tiene el poder de juzgar ni establecer que tan bellas podamos ser por nuestro aspecto físico, solo nosotras podemos tener la seguridad de lo bella que llegamos a ser, y que, además gracias nuestras virtudes conseguiremos infinidad de cosas siempre y cuando, nos amemos, nos cuidemos, nos reconozcamos y apostemos a nuestra felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *